La ganadería solar, un ciclo virtuoso desde el ambiente al consumidor

El pasto bien gestionado es a mi modo de ver una máquina de producir alimento y prosperidad, respetando dos leyes (descansos largos – ocupaciones cortas) y teniendo una buena capacidad de observación, la fiel hierba crecerá, crecerá y crecerá. Cada vez que la pastoreemos ella se recuperará lentamente hasta volver a estar otra vez apta para consumir con los animales.

Si manejamos bien estos pulsos de acumulación de biomasa las praderas serán cada vez más productivas, cada vez más fértiles y cada vez más biodiversas, esto nos permitirá tener año a año más carga animal lo que se traduce finalmente en más ingresos. En este proceso también captaremos carbono de la atmosfera y lo podremos es su reservorio mas importante… EL BENDITO SUELO.

Acaso la hierba… ¿No es una máquina de producir billetes? El pastoreo racional es un sistema de producción de pasto, qué hagamos luego con el pasto es un paso secundario. Podemos transformar ese pasto en carne, en leche, en lana, en huevos, etc. Y ESE PASTO ES GRATIS. Sólo tendremos que aprender a cosecharlo de la manera más eficiente posible en productos animales que luego podamos comercializar.

¿Acaso no es el sueño de cualquier productor tener una fuente inagotable de ingresos? Esa fuente siempre estuvo bajo nuestros pies, pero nos lo ha sido negada por una agronomía moderna corrupta. Poco a poco fuimos olvidando el valor incalculable de una pradera fértil.

Quien quiera ser exitoso en ganadería y tener un negocio sostenible deberá entender que la ganadería es un negocio solar, y que los rumiantes son cosechadoras de sol, la hierba es la que media este proceso. Ella está a nuestro servicio para crear azúcares a partir de luz y agua a través de la bendita fotosíntesis, quien hace ganadería regenerativa, está cosechando el sol.

La ganadería mundial se olvidó de este concepto, más que lo olvidó, lo ignoró y hoy la producción animal de carne y leche se hace a partir de petróleo. Se siembran grandes cantidades de granos de variedades transgénicas para alimentar a rumiantes estabulados. ¿Cómo puede ser que una especie que evolucionó millones de años para formar una estructura como el rumen que hace la alquimia de convertir madera en carne y leche nosotros le demos grano? Gastar algo tan valioso como el grano para alimentar especies que evolucionaron para comer hierba es una de las estupideces más grandes en la historia de la humanidad.

Como era de esperar esto produce graves problemas de salud a las vacas ya que su sistema digestivo no está preparado para esta exorbitante cantidad de energía, lo que provoca que luego tengamos que recurrir al uso de fármacos para poder mantener vivos los animales. Esto ocasiona productos con residuos de antibióticos y otros productos que generan problemas de salud en los humanos que los consumen.

Además en el mundo hay grandes zonas con climas que no permiten la agricultura, pero esas mismas zonas si tienen la capacidad de producir forraje grosero que luego los rumiantes tienen la capacidad de convertir en proteína.

Todos los ambientes donde la distribución de la humedad es errática (en ciertas épocas llueve y en otras hay sequias) necesitan si o si tener herbívoros para mantenerse saludable, si uno saca a los herbívoros de estos ambientes, a largo plazo el suelo pierde carbono y el mismo se degrada de una manera drástica.

Los rumiantes además son claves para ciclar los nutrientes dentro de estos ambientes. Lamentablemente en los últimos años desde distintos lugares se está culpando a la vaca como la causante del cambio climático, esto es una gran mentira ya que solo se contabiliza lo que las vacas emiten CO2 en forma de metano, pero nunca se contabiliza que las praderas donde estos animales pastan, captura mucho mas co2 de lo que liberan las vacas. Las vacas nunca fueron ni serán el problema, si los humanos que utilizan técnicas de producción inadecuadas.

Gráfico tomado de “la mierda de vaca” Jairo Restrepo

El esquema anterior muestra en gran medida la situación de muchos productores, mientras más el productor dependa del sol y por lo tanto del pasto más dinero quedara en su bolsillo, pero si se va a la izquierda de la flecha, el productor menos depende del sol y más necesita de insumos externos para llevar adelante el proceso productivo, más ganancia para la industria menos ganancia para el productor.

Este alejamiento del sol perjudica principalmente a medianos y pequeños productores, que su escala no les permite tener sistemas estabulados y confinados, entonces si producen bajo estos sistemas deben empezar a importar insumos externos que terminan por llevar a la quiebra la actividad.

Mientras más del sol dependamos más sanos y densos en nutrientes serán los alimentos que producimos, mientras más nos alejamos del sol y del ciclo natural de los animales, estaremos produciendo alimentos contaminados y de pobre calidad biológica.

Por eso respetemos a la hierba, aprendamos a manejarla y jamás sufriremos de escasez.


Sistemas convencionales vs sistema agroecológico

En el siguiente cuadro vemos algunas diferencias de una ganadería solar vs. una ganadería agroecológica y holística, esto se puede aplicar a muchas especies en la cual practiquemos ganadería.

Bruno Vasquetto 19/10/2019